Idiomas

Decoración de azulejos con cuerda seca

      Es una técnica heredada de los árabes, a quienes se debe su descubrimiento. Es un procedimiento que consiste en separar los colores por medio de aceite de linaza, rebajado con trementina o aguarrás, sobre el barro ya bizcochado.
     El aceite separa los esmaltes, que se mezclan con agua para ser aplicados. El aguarrás o esencia de trementina permite que la aplicación sea más fácil. Habitualmente se añade óxido negro mezclado con fundente, porque la línea, una vez cocida la pieza, queda de color negro.
     Los perfiles de la pieza se dibujan con finas líneas. Una vez hecho esto, aplicamos el esmalte en las áreas separadas por la cuerda seca.
     La aplicación del esmalte se puede realizar de dos formas:
     - Con pincel: Para ello utilizaremos pinceles especiales, ya que son de mucho pelo pero acabados en punta fina, permitiéndonos cargar bastante el pincel, y controlar en zonas pequeñas gracias a su fina punta.
     Esmaltando con esta técnica, no conseguimos uniformidad en la superficie, así que, una vez relleno un espacio, ha de alisarse con un pincel con agua muy escurrido.
     - Con perilla: La aplicación de esmalte con perilla es más difícil, pero a la vez, más eficaz y rápida. Es imprescindible una aplicación rápida para que el esmalte quede liso.